Estás en: > > La Nau, sede de la primera retrospectiva de Wences Rambla

La Nau, sede de la primera retrospectiva de Wences Rambla

Wences Rambla posa ante la obra Supergreen o Puerto Rico mon amour, 2001-2002.

Wences Rambla posa ante la obra Supergreen o Puerto Rico mon amour, 2001-2002.

El Centre Cultural La Nau de la Universitat de València ha sido el escenario elegido para exhibir por primera vez una selección de la obra pictórica de Wences Rambla que, bajo el título ´Wences Rambla. Balanç d´una trajectòria´, recorre toda su producción artística a través de 37 piezas, desde el informalismo de sus primeros años como pintor hasta el arte digital.

Organizada por la Col·lecció Martínez Guerricabeitia de la Fundació General de la Universitat de València y comisariada por el profesor y crítico de arte Pascual Patuel, la muestra cuenta con el apoyo del Vicerrectorado de Cultura e Igualdad, que dirige Antonio Ariño, y la colaboración de Banco Santander y Heineken España S.A.; y se puede visitar en la Sala Martínez Guerricabeitia de La Nau hasta el 30 de abril.

Wences Rambla (Castelló, 1948) es un pintor de producción prolífica y, ahora, La Nau es pionera al reunir en un único espacio una muestra retrospectiva que hace balance de su trabajo a través de una cuidada selección de cerca de 40 obras, entre lienzos y fotografías. Este ha sido el objetivo del comisario, Pascual Patuel, quien define al artista como “un hombre de la posmodernidad con una mirada creativa sobre las vanguardias anteriores a su tiempo”, teniendo en cuenta que las primeras creaciones de Wences Rambla ven la luz a finales de los años 60.

La exposición fue presentada en rueda de prensa el pasado día 20 de febrero en La Nau y contó con las intervenciones del vicerrector Antonio Ariño, quien mostró su satisfacción por acoger en el edificio histórico de la Universitat de València una propuesta como esta, la cual “enriquece la colección Martínez Guerricabeitia y visibiliza el arte contemporáneo valenciano”; el director de Actividades de la Col·lecció, José Pedro Martínez, quien suscribió las palabras del vicerrector y destacó que esta muestra “nos permite conocer de forma retrospectiva la ingente producción de Wences Rambla”; el comisario, Pascual Patuel, ideólogo del discurso que sigue la exposición; y el mismo pintor, que se expresó sobre cada una de sus etapas artísticas, desde el dibujo hasta la fotografía digital, pasando por el arte comprometido y el realismo social, todo ello vertebrado por el lenguaje geométrico. “A mi obra siempre le acompañan estructuras geométricas, pero el color, la composición, etcétera, son realmente los que se disputan el partido en el terreno de juego de los elementos plásticos, que es el cuadro”, reflexionó Wences Rambla.

Según explicó el profesor Patuel, Wences Rambla se aleja, por ejemplo, de la geometría rígida que propugnaba la Abstracción Geométrica de principios del siglo XX, motivada por una necesidad de romper los esquemas del realismo tradicional decimonónico, y se apropia de ella haciéndola suya e interiorizándola. “La geometría de Rambla es más dinámica, más subjetiva, nada ortogónica, más sugerente, menos ortodoxa”, afirmó Pascual Patuel, gran conocedor de la producción del castellonense, de quien ha comisariado exposiciones anteriores organizadas por el Consorcio de Museos de la Comunitat Valenciana y por el Museo de Bellas Artes de Castelló, además de publicar algún estudio sobre el artista.

El lenguaje abstracto acompaña a Wences Rambla desde sus inicios, si bien la primera etapa del autor, entre 1968 y 1973, se centra en el naturalismo y la pintura informal. Para ello hace uso de materiales extrapictóricos, como arena, cartón o tierras de diversa procedencia y grosor, dando como resultado un mundo de paisajes.

Hacia 1973, desarrolla una “etapa de compromiso”, explotando así lo que conocemos como la “función social del arte” o realismo social. Critica la situación política del momento hasta trascender lo local y universalizar la problemática social latente. Los temas habituales en este apartado son “la violencia, la opresión y las siempre difíciles relaciones humanas”, dijo Patuel.

No será hasta 1985 cuando Wences Rambla entra de lleno en la abstracción geométrica. Retoma los paisajes de los 70 y el lenguaje abstracto, lo que da como fruto un “paisajismo de talante geométrico”. Imaginativa y surrealista, la pintura de este periodo se presenta repleta de grafismos y signos caligráficos creando así un universo “peculiar, sugerente y arabesco”, muy cercano a la pintura espacialista y cinética.

Este paisajismo se vuelve más metafísico y conceptual a partir de la década de los 90, donde ya no se encuentran prácticamente vínculos con el mundo natural del Wences de hace 30 años. “Rambla evoluciona hacia un espacio de creación mental, donde la estética y la investigación de los aspectos plásticos de la obra asumen un protagonismo muy evidente”, señaló Patuel. Un paisajismo abstracto que, en cambio, hacia 2010, acaba por someter a un “proceso de concreción icónica”, característico en su obra hasta hoy.

Así pues, la obra de Wences Rambla responde, por un lado, a una vertiente de artistas que se desarrollan en los años de la democracia y, por lo tanto, con capacidad para saltar por encima de las vanguardias que se oponían artísticamente al Régimen; y, por otro, al “panorama ecléctico actual”, tal y como lo describe el profesor Pascual Patuel, donde tienen cabida la geometría, sí, pero también el informalismo, el pop-art, el accionismo, la fotografía y el audiovisual, entre otros muchos movimientos artísticos.

‘Wences Rambla. Balance de una trayectoria’ forma parte, según indicó el vicerrector Antonio Ariño, de una de las líneas de trabajo fundamentales del Vicerrectorado de Cultura e Igualdad, que es “el compromiso con los artistas valencianos, con obra destacada y reconocimiento internacional que, sin embargo, exponen en muy pocas ocasiones en Valencia”.

El comisario y los fondos
El doctor Pascual Patuel es profesor titular de Historia del Arte de la Universitat de València y crítico de arte. Ha estudiado en profundidad el movimiento plástico valenciano de los años 50 y de las décadas posteriores, lo que le ha llevado a forjar una sólida amistad con sus protagonistas, como Wences Rambla o Joaquín Michavila, por ejemplo.

La exposición ‘Wences Rambla. Balance de una trayectoria’ ha sido posible, además, gracias al apoyo de prestamistas particulares y públicos que han cedido las diferentes piezas que ahora se exhiben en La Nau de la Universitat de València: coleccionistas privados y el mismo artista han prestado obra, así como el Museo de Arte Contemporáneo de Vilafamés, la Universitat Jaume I de Castelló, Fundación Caixa Castelló y el Museo de Bellas Artes de Castelló-Diputación de Castelló.

Dentro de la serie ‘Trobades amb la col·lecció Martínez Guerricabeitia’, la Fundació General de la Universitat de València ha editado el catálogo de obras, que está a disposición del público en cualquiera de los establecimientos de La Tenda de la Universitat o en el Servei de Publicacions. El volumen contiene textos de Pascual Patuel, acompañados por documentos gráficos y el currículum de Rambla, dejando patente así su trayectoria artística.

Por último, con el objetivo de acercar el arte contemporáneo a la sociedad, la exposición se completa con visitas guiadas (96.386.49.22 – visites.guiades@uv.es) y actividades didácticas (677.027.357 – activitatscmg@fundacio.es) de inscripción gratuita.

Más información

Fecha de actualización: 25 de Abril de 2017

Esta web utiliza cookies con una finalidad estadística y para mejorar su navegación. Más información

Aceptar / Acceptar